DGT, Movilidad, Patinetes eléctricos

Cómo evitar incendios en patinetes eléctricos

como-evitar-incendios-patinetes-electricos

Quizás es algo que no pensemos mucho de primera, pero la realidad es que uno de los componentes principales de los patinetes eléctricos son las baterías de iones de litio. Curiosamente, se tratan de los elementos con las probabilidades más altas de salir ardiendo. Por ello, en este artículo te vamos a enseñar cómo evitar los incendios en los patinetes eléctricos siguiendo los pasos adecuados de mantenimiento.

¡Vamos a seguir que la cosa está que arde! ⬇⬇

RECARGA EN CASA

Una de las grandes ventajas por las que los patinetes eléctricos se han convertido en una alternativa a los sistemas de transporte tradicionales es el hecho de poder recargarlos en nuestra propia casa.

Al mismo tiempo que su uso se ha popularizado, han incrementado las probabilidades de incendio por un mantenimiento inadecuado, por golpes que pasan desapercibidos o por las altas temperaturas a las que se someten durante la recarga.

Y aquí es donde entran las baterías de ion litio de las que se alimentan. Ofrecen poca autonomía y obligan a recargarlos casi a diario en casa. Este es el momento en el cual se pueden producir accidentes de este tipo puesto que pueden llegar a explotar.

Por ello, queremos enseñarte un código de buenas prácticas para reducir estas probabilidades de incendio y evitar riesgos innecesarios.

incendio-patinete-electrico

BUENAS PRÁCTICAS

Hay bastantes cositas que podemos hacer para no caer en las malas prácticas que nos llevan a tener que renovar nuestro patinete eléctrico anticipadamente:

Recargar por la noche. Lo normal es que estos VMP descansen al mismo tiempo que lo hace sus dueños los humanos. Por lo tanto, lo más habitual es que el momento recarga llegue por la noche.
¿Es una mala práctica hacerlo? No tiene por qué, siempre y cuando no lo dejemos enchufado toda la noche a la corriente. Está claro que es un buen momento para despreocuparse y levantarse al día siguiente con la batería a full. Pero si se produce cualquier fallo en la batería y se origina un incendio, no habrá nadie que pueda reaccionar con rapidez para minimizar las consecuencias.
Por lo tanto, es aconsejable desenchufar el patinete cuando haya llegado a su nivel máximo de carga para evitar la sobrecarga de la batería y el calentamiento innecesario. En caso de no poder hacerlo de manera manual, es posible conectar el cargador a un enchufe inteligente que se pueda programar para que deje de suministrar energía a cierta hora.

Lugar de recarga. Al igual que son importantes las horas del día, también lo es el lugar que escojamos para dicha recarga. No hay dudas respecto a la cercanía de objetos inflamables que puedan arder con facilidad o que faciliten la propagación del fuego por toda la casa. Conclusión: lo más alejado posibles de estos elementos. Los lugares más aconsejables para la recarga son los que puedan recibir ventilación continua como, por ejemplo, una terraza.

Limpieza. Un patinete no es un coche. Y con esto queremos decir que nos podemos ir olvidando de llevarlo al elefante azul para tirarle agua a presión como si no hubiese un mañana. Esto lo único que puede desencadenar es la entrada de líquido en las celdas de la batería, ocasionando cortocircuitos que son los causantes de los incendios. Igualmente, no es aconsejable poner a cargar el patinete si este está mojado o húmedo.

Homologación. Que a las baterías se les haga un buen mantenimiento es clave. Y al mismo nivel está que nos cercioremos de que tiene una correcta homologación desde el momento en el que compramos el patinete eléctrico. Las baterías de los patinetes eléctricos están gestionadas por un software (Battery Management System- BMS), que es el encargado de controlar que no excedan sus rangos de voltajes. Un BMS certificado ofrecerá la garantía de que, en caso de que la temperatura se eleve por encima del límite, se cortará el suministro de energía y se detendrá la carga.

Golpes. No está de más que cuando el patinete se golpee de manera considerable en la zona de la batería (suele colocarse bajo la plataforma), lo llevemos a un taller para que sea revisado. Ese golpe ha podido causar algún daño en las celdas que al recibir la energía de la recarga podría provocar de nuevo un cortocircuito. Por supuesto, tampoco es aconsejable manipular el interior de la batería para comprobar su estado si no tenemos el conocimiento adecuado.

Back to list

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 × tres =